Medios

Mercosur y alianza del Pacífico

Mercosur y alianza del Pacífico

Los presidentes de las principales economías de Sudamérica, Brasil y Argentina, anunciaron ayer que buscan estrechar sus vínculos comerciales con México y los miembros de la Alianza del Pacífico, países que podrían ser afectados por las medidas proteccionistas de EE.UU.

Sin citar directamente a su par estadounidense, Donald Trump, tanto el Mandatario argentino Mauricio Macri como el brasileño Michel Temer, se refirieron a las "dudas" que se plantean en el comercio internacional y propusieron una "estrategia" para ampliar los horizontes del Mercosur. El bloque aduanero está compuesto por sus países junto a Uruguay y Paraguay, y del que Venezuela está actualmente suspendida.

Reunidos en Brasilia, Temer y Macri coincidieron en avanzar en una agenda de trabajo "productiva y pragmática, que permita que tanto Brasil como Argentina fortalezcan sus relaciones comerciales e inserten al Mercosur en nuevos mercados". Ambos países podrán impulsar este objetivo durante este año, ya que Argentina ejerce este semestre la presidencia pro témpore del Mercosur, que le entregará a Brasil en julio.

El Jefe de Estado brasileño instó a que el bloque comercial aproveche la actual coyuntura para buscar nuevos socios: "Ante un mundo con tantas y tamañas incertidumbres y cuando gana fuerza una tendencia de desunión y proteccionismo", debe haber "más cooperación e integración", dijo. "Tenemos desafíos semejantes: urgencia de crecimiento económico y de generación de empleos. Y tenemos modos semejantes de enfrentarlos: reformas audaces y aumento de la competitividad", añadió, expresando la necesidad de aprovechar su afinidad política.

Brasil está en su peor recesión en décadas, y Temer ha prometido estimular la economía mediante reformas económicas, como la reducción de las pensiones. Mientras que Macri está tratando de mantener a raya la inflación, que llegó a 40% en 2016, y retomar el crecimiento económico tras años de estancamiento, consignó AP.

Además de tratar de reactivar las negociaciones para un acuerdo comercial del bloque con la Unión Europea (UE), propusieron que el Mercosur se aproxime a la Alianza del Pacífico (Chile, Perú, Colombia y México).

El Palacio del Planalto recalcó que el Mercosur y la Alianza tienen áreas de intereses comunes, como la apertura comercial, el intercambio de informaciones y buenas prácticas para pequeñas y medianas empresas y cooperación aduanera. Está programada para marzo una reunión de cancilleres de ambos organismos.

Macri también citó la conversación que tuvo el lunes con el Presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y se refirió a la posibilidad de que México -segunda economía de Latinoamérica- empiece a mirar "más hacia al sur" ante un posible alejamiento de EE.UU. Es que Trump abandonó el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) que impulsaría el comercio entre doce naciones, incluyendo México, Chile y Perú, y amenazó con desarmar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta) con México y Canadá.

"Como Trump dejó espacios abiertos en la geopolítica, estos pueden ser ocupados por el Mercosur", dijo a "El Mercurio" Gustavo Segré, analista de la Universidad Paulista. "Es muy factible, porque Brasil precisa cerrar el acuerdo con la UE, y Argentina necesita mostrar su protagonismo en la región", añadió.

Para que haya convergencia con México y la Alianza del Pacífico, "es muy importante que el Mercosur recurra a muchas de las buenas prácticas que tiene la Alianza, como la libre movilidad de bienes, servicios y personas", dijo a este diario Jorge Sahd, director del Centro de Estudios Internacionales de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Sahd explicó que Brasil es un actor clave en Sudamérica, y uno de los desafíos que tiene la Alianza del Pacífico es cómo potenciar el comercio intrarregional: "El bloque no tiene un comercio interno superior al 5%, en consecuencia, un Mercosur renovado, con libre apertura y junto a la Alianza puede fomentar un mejor comercio dentro de la región y una mejor integración con Asia-Pacífico".

Los anuncios de Temer y Macri enfatizan un nuevo enfoque: no quieren seguir siendo rivales, "sino que aspiran a convertirse en un motor regional", comentó DPA. Aunque el Mercosur es un acuerdo aduanero, con el tiempo Brasil y Argentina fueron haciendo excepciones e impusieron aranceles para ciertos productos, lo que afectó negativamente al bloque. Ayer los presidentes prometieron tratar de bajar esas barreras.

FuenteEl Mercurio