Medios

Latinoamérica apuesta por la Alianza del Pacífico

Por José Luis Parra, Director Ejecutivo del Observatorio Estratégico de la Alianza del Pacífico

CALI La inclusión de Australia, Canadá, Nueva Zelandia y Singapur como estados asociados multiplica el potencial del bloque.


Cuando todos miran a China, luego de que el Presidente estadounidense Donald Trump desahuciara el TPP, quizás una nueva alternativa de integración económica esté tomando forma justamente en la orilla opuesta del Pacífico.
Al menos así se puede interpretar el arribo de Australia, Canadá, Nueva Zelandia y Singapur como estados asociados a la Alianza del Pacífico (AP), bloque comercial conformado por Chile, Colombia, Perú y México, que en un poco más de cinco años ha logrado liberalizar el 92% de su comercio y que hoy en la ciudad de Cali avanzó en temas como finanzas, pensiones y pymes.
Es cierto que ninguna de estas economías por separado se acercará al tamaño de la economía china, pero en su conjunto forman un mercado enorme. Aunque lo más importante es que son todos países que creen en la globalización, porque ven los beneficios concretos para sus poblaciones y luchan por corregir sus imperfecciones sin recurrir a la bandera del proteccionismo.
Chile tiene mucho mérito en esto, puesto que con Nueva Zelandia y Singapur fueron fundadores del P4 -junto a Brunei-, iniciativa que sería la piedra angular del TPP. En el caso de Australia, es un socio de vieja data, con quien se tiene la mejor conexión aérea desde Sudamérica, y su embajada en Santiago ha servido por años para a cubrir otros países de la región.
Cabe recordar, además, que la figura intermedia entre los miembros plenos de la AP y países observadores, denominada Estado asociado, fue fruto del encuentro de Alto Nivel, celebrado en Viña del Mar en marzo.
Según la Presidenta Michelle Bachelet, es justo esta figura la que consolidará a la AP como la puerta de acceso a los mercados de Latinoamérica. Algo que su colega peruano Pedro Pablo Kuczynski complementó, al destacar el carácter propositivo de una alianza que siempre "está favor de algo", en referencia a los valores comunes del cuarteto: libre comercio, apoyo a la empresa privada, cooperación e integración.
Sin embargo, fue el ministro de RR.EE. de Nueva Zelandia, Gerry Brownlee, quien más claro explicó el significado del paso que ayer se dio aquí en Cali.
"Las ventajas (de ser Estado asociado) no solo están en términos económicos, sino también en la vinculación", explicó Brownlee. "Esto demuestra la potencia que tiene la Alianza del Pacífico y su visión", añadió.
Se espera que para la próxima cumbre presidencial, en 2018, ya sean miembros asociados en pleno estas cuatro economías que vienen a unir las dos orillas del Pacífico en torno al libre comercio, pero desde una iniciativa latinoamericana. Y es en esto último donde está la novedad de lo ocurrido.

Fuente: El Mercurio

Descargar original