Medios

Proponen que Uber y Cabify entreguen sus listas de conductores a transportes

Jorge Sahd cuadQue a la salida del aeropuerto —tal como pasa en Shanghai— un letrero mande para un lado a los que se vayan en taxi y hacia el otro a los que deseen hacerlo usando Uber, Cabify, Easy Taxi, Safer Taxi o cualquier otra aplicación que conecte a pasajeros y choferes. Esa es la idea del profesor de Derecho de la U. Católica Jorge Sahd.

El académico —junto al Centro de Estudios Internacionales UC— analizó los datos de 70 ciudades donde llegó Uber, en la mayoría de las cuales se permitió el uso de la aplicación.

"Lo primero es resolver la situación en el corto plazo: cómo asegurar la coexistencia de ambos modelos en el corto plazo", dice.

Un paso, explica, "es que los conductores que Uber y Cabify tengan inscritos en sus registros sean compartidos con Transportes para que regule la coexistencia de taxis y conductores de Uber o Cabify".

La propuesta de Sahd ocurre a una semana de que Uber anunciara que permitirá el pago en efectivo a los pasajeros de la aplicación, y a la espera del pronunciamiento del ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, respecto de cómo se resolverá el conflicto.

Tras el anuncio de Uber, los taxistas básicos volvieron a movilizarse para protestar contra la aplicación, se produjeron dos incidentes la semana pasada y luego anunciaron que harían una aplicación que —entre otras cosas— permitirá saber cuánto puede costar una carrera.

Japón y Londres

De hecho, Sahd celebra esta idea y la compara con la actitud que tuvieron los taxistas japoneses. "En Japón, cuando penetró Uber, el gremio decidió no pelear pidiendo la prohibición. Decidió competir por servicio y creó su aplicación, y estableció un protocolo para atender al pasajero, en calidad de autos. Hoy en Japón la competencia es palmo a palmo", afirma.

En el caso de Chile —Uber ya funciona en Santiago, Valparaíso y Concepción—, Sahd dice que sólo se necesita actualizar el Decreto 80, que regula el transporte privado remunerado. "Ahí hay que revisar cuáles cláusulas están vigentes y cuáles son obsoletas. En Londres existe una norma, por ejemplo, que exige que los taxistas se aprendan de memoria 25 mil calles, ¡en tiempos que existe una aplicación llamada Waze que permite saber los mejores trayectos!", grafica.

Plantea que en una regulación debe incluir una antigüedad máxima de los autos, que tengan seguros para pasajeros y para el auto. "Y en materia tributaria, aplicar un cobro desde la gestión. Por ejemplo, un impuesto en el cobro de comisión que hace Uber (la aplicación pide 25% del valor final del viaje), en las ganancias que tenga el conductor (hay 13.800 socios conductores activos de manera frecuente) y en los envíos de dinero que Uber haga a su casa matriz en el extranjero", dice.

Fuente: La Segunda