Medios

Un presidenciable empresario tiene que transparentar "más que lo legal"

Un fideicomiso ciego anunció el ex canciller Alfredo Moreno para evitar posibles conflictos de interés en su nueva tarea como ministro de Desarrollo Social. Incluso en Radio Cooperativa, el jueves pasado, adelantó que no sólo hará “lo que establece la ley, lo voy a hacer más allá, tanto con las inversiones en Chile como en el extranjero”.

Esta postura de “ir más allá de ley” en materia de transparencia fue implementada también por Sebastián Piñera en la pasada campaña presidencial, lo que marcaba un discurso distinto a lo que fue su elección anterior.

A juicio del investigador en políticas de transparencia asociado al Centro de Estudios Internacionales de la UC, Cristián Valenzuela, esto obedece a que “la sociedad va avanzando más rápido que la normativa” sobre probidad y transparencia. “Por lo tanto si un presidenciable, o incluso los candidatos al Parlamento, quiere ser exitoso, tiene que adecuarse a la sociedad e impulsar los cambios normativos. No es un requisito, no es una obligación, pero uno entiende que (cumplir la ley) es el desde”.

—¿Para tener una campaña sin contratiempos se requiere ir más allá de la ley?

—A un presidenciable, la sociedad chilena, que ha ido incorporando la transparencia, la probidad y todas estas normas dentro de su cultura, le va a exigir mucho más que lo legal. Si un presidenciable quiere ser exitoso, particularmente un empresario, que tiene conflictos de interés pendientes, tiene que mostrar mucho más.

El ex diputado RN y ex presidente del Consejo para la Transparencia, Raúl Urrutia, cree que “es absolutamente necesario” hacer más que lo que exige la ley. “Es imprescindible que quien postule a cargos de elección popular deba dar a conocer todo su patrimonio, todos sus intereses, tanto en Chile como en el extranjero. En definitiva, Alfredo Moreno y los otros ministros van a hacer eso, tengo absoluta certeza de que así va a ser”, cree Urrutia.

Esto implica un esfuerzo adicional para quienes poseen fortunas como Moreno. Según su declaración de 2014, el ex canciller poseía un patrimonio de más de $1.190 millones, al terminar su período como canciller. El registro incluyó dos propiedades por un avalúo fiscal superior a los $700 millones, un auto Porsche, acciones en siete sociedades y derechos en otras seis, más fondos mutuos.

Pese a que aún no está disponible la nueva declaración, de acuerdo a la Superintendencia de Valores y Seguros, Moreno mantiene acciones en al menos cuatro sociedades y es vicepresidente del directorio de Banmédica y director de Penta Vida Compañía de Seguros de Vida. Banmédica es el último gran activo del Grupo Penta, controlado por Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, formalizados en el caso Penta.

Antes de su arribo a la CPC, a comienzos del año pasado, había dejado su participación en otros directorios.

Fuente: La Segunda

Ver original