Medios

El Estrecho de Magallanes: Patrimonio histórico

Sergio Romero Pizarro : "Entre las muchas acciones que se desarrollarán por los Ministerios de Relaciones Exteriores y de Defensa, las universidades y centros de estudios, una cobra especial importancia y es que la Unesco declare al Estrecho de Magallanes y, por qué no, a Punta Arenas Patrimonios de la Humanidad".

A propósito de los 500 años del Estrecho de Magallanes, que se cumplirán el 21 de octubre de 2020 -fecha en la cual Hernando de Magallanes y su expedición entran por la boca oriental del Estrecho-, algunos historiadores y habitantes de esa región austral conmemorarán lo que consideran es la fecha del descubrimiento de Chile.

El sacerdote jesuita Diego de Rosales, en el capítulo IV de su "Historia Jeneral del Reyno de Chile", sindica a Hernando de Magallanes como "...el Primer Descubridor del Reyno de Chile y de las Indias Occidentales, por mar". Y así también lo señala el Premio Nacional de Historia Mateo Martinic al afirmar que "...sin lugar a dudas Fernando de Magallanes debe ser tenido como el descubridor de Chile". Es para muchos desconocida esta fundada tesis, como también el hecho de que nuestro país recibiera el título de "Reyno", que el propio Rosales se encarga de aclarar anecdóticamente, al contarnos que cuando el emperador Carlos V intentó, desde Flandes, casar a su hijo Felipe II, entonces príncipe, con la reina María de Inglaterra, ella le representó su condición de reina, a lo que el emperador le respondió: "Pues hagamos Reyno a Chile", y desde entonces quedó con ese nombre. Lo acreditan los escudos del Salón Principal del Palacio Real de Madrid.

Si de anécdotas se trata, es muy reveladora la descripción del Estrecho de Magallanes que hace el cosmógrafo Diego Ramírez al decir, luego de concluir una expedición, "que sepan los curiosos su descripción, una larga y torcida calle por donde se comunican los dos mares del Norte y Sur, mide cien leguas, y según otros ochenta, desde el Cabo de las Vírgenes hasta el de la Victoria (...) En el invierno es insuperable su pasaje por la braveza, vientos, fríos, oscuridad y larga duración de las noches".

Las aguas del Estrecho, "donde se juntan los dos mayores mares", conocieron de otras naves y pilotos que cinco años después las recorrieron, como García Jofré de Loayza, descubridor del Cabo de Hornos, y el propio Elcano. Y más tarde muchos otros navegantes.

Pero es solamente a partir de 1579 que Pedro Sarmiento de Gamboa lo hace desde el océano Pacífico al Atlántico, abriendo así una ruta histórica, que no solo unió al mundo comercialmente, sino que lo integró cultural, social y políticamente de un modo tal que la globalización se hizo real.

La travesía de Magallanes-Elcano es considerada el primer viaje globalizador de la historia y tuvo su momento cúlmine en el descubrimiento del Estrecho. Por ello, y por el valor universal de esta hazaña, España, Portugal y Filipinas ya han dado inicio a estas celebraciones. Chile debe participar con ellos decididamente.

En octubre próximo, el alcalde Claudio Radonich nos invita a iniciar en Punta Arenas estas justificadas celebraciones y esperamos que sean seguidas y respaldadas por una acción nacional e internacional que apoye y destaque la circunstancia de los 500 años del Estrecho de Magallanes.

Entre las muchas acciones que se desarrollarán por los Ministerios de Relaciones Exteriores y de Defensa, las universidades y centros de estudios, una cobra especial importancia y es que la Unesco declare al Estrecho de Magallanes y, por qué no, a Punta Arenas Patrimonios de la Humanidad.

Todas las actividades que se lleven a cabo en torno a este tema deben tener una visión de Estado, una proyección regional y nacional que les permita a los puntarenenses ser actores directos de estas conmemoraciones, enorgullecerse de su pasado y avizorar una futura relación intensa con el Asia Pacífico, y a Chile relevar la importancia de su territorio austral y su estratégica proyección antártica.

Sergio Romero Pizarro
Consejero Centro Estudios Internacionales Universidad Católica de Chile

 

Fuente: El Mercurio