Medios

Disposición a negociar, pero no a ceder soberanía

José Miguel Insulza, senador (PS) y ex secretario general de la OEA: “Hemos estado abiertos a negociar, pero no a que nos impongan cesión de soberanía”.

Senador dice estar confiado en que la CIJ fallará conforme a derecho y que Chile no debe condicionar a Morales la posibilidad de retomar relaciones diplomáticas con Bolivia.

El senador por Arica y exsecretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza (PS), analiza los escenarios que se abrirán este lunes cuando la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya dé a conocer su fallo sobre la demanda interpuesta por Bolivia para obligar a Chile a negociar un acceso soberano al mar. El legislador asegura que siempre que la decisión del tribunal no cuestione las bases del Tratado de 1904 y señale que no está en juego la soberanía del país, será una resolución positiva para Chile.

¿Cuál es, a su juicio, el escenario más probable en torno al fallo que dará a conocer la CIJ?

Es un poco complejo a estas alturas hacer pronósticos. Pero yo espero, en primer lugar, una sentencia basada en derecho. Y eso es lo que siempre ocurre. Acá no hay que equivocarse. Mucha gente ha dicho que aquí la CIJ falla lo que quiere, pero en realidad eso no es así.

Generalmente, sus sentencias tienen una base jurídica afirmada en las cosas que la propia corte ya ha dicho. Por ejemplo, ha dicho que en materia de soberanía el Tratado de 1904 no está en cuestión. En ese sentido, estoy muy confiado.
El excanciller Muñoz ha dicho que es probable que la corte emita un fallo “intermedio” para dejar conformes a ambas partes. ¿Comparte ese análisis?

Sí. Yo pienso que no va a ser un fallo absoluto. De ninguna manera, pero ya elucubrar hacia qué lado se inclina y sobre qué temas, la verdad es que me parecería temerario hablar a estas alturas de eso.

¿Ve posible que la corte obligue a Chile a negociar?

Ciertamente existe esa posibilidad. Pero yo creo que un fallo que sostenga la soberanía de Chile y que diga claramente que eso aquí no está en juego en vista del Tratado de 1904, el que está vigente plenamente, tal como lo dijo la CIJ en su sentencia preliminar, sería muy positivo para nuestro país. Nosotros siempre hemos estado abiertos a negociar, pero no a que nos impongan una cesión de soberanía como pretende Evo Morales. O sea, nuestro problema con la demanda de Bolivia no es que diga que Chile debe negociar con ellos, sino que la corte diga que esa negociación debe terminar necesariamente con cesión de territorio. Ahora, eso sería contra derecho, porque los tratados de límites no pueden ser modificados por ninguna sentencia. Eso no ha ocurrido jamás. Sería una cosa sin precedentes.

Usted ha planteado que sea cual sea la decisión de la CIJ, Bolivia interpretará e e enfrentar eso? l fallo a su favor. ¿Cómo debe Chile enfrentar eso?

Bolivia tiene un solo tema de política exterior, por lo tanto, naturalmente no se va a quedar sin política exterior. O sea, imagínese que el fallo fuera en extremo en favor de Chile. Por ejemplo, que el tribunal diga que los límites están fijados y esto no se puede discutir nunca más. Eso para Bolivia sería una tragedia, porque es un tema que sostiene su política exterior. Ellos basan todo en eso. De eso va a hablar el presidente a las Naciones Unidas, a eso van a ir todos los expresidentes a sentarse a escuchar un fallo que se puede ver por televisión. Entonces, lo que Chile debe hacer frente a cualquier contingencia de este tipo es tener una actitud de mucha tranquilidad y calma.

Han surgido voces que han sugerido la posibilidad de no acatar un fallo desfavorable a Chile. ¿Lo comparte?

No estoy de acuerdo. Aquí no puede ser que respetemos solamente los fallos que nos son favorables. No, los fallos se respetan o no se respetan y yo soy partidario de respetarlos.

Cómo proyecta la relación con Bolivia después de este fallo. ¿Cree que se deben reconstruir y retomar las relaciones diplomáticas formales entre ambos países?

Eso depende de ellos. Nosotros siempre hemos estado dispuestos a sostener esa relación sin condiciones. Como dijo el Presidente Ricardo Lagos, ‘aquí y ahora’.

¿Qué condiciones políticas podrían facilitar que eso ocurra? Se lo pregunto porque algunos han planteado que Evo Morales no es un interlocutor válido.

Para mí, el Presidente Morales no es el mejor interlocutor que podemos tener. Pero si vamos a conversar con Bolivia no creo que seamos nosotros los que tengamos que decir quién va a ser el interlocutor. A mí me gustaría, por cierto, que fuera otro, pero esa es decisión de los bolivianos.

Desde algunos sectores políticos y diplomáticos han planteado que Chile se margine del Pacto de Bogotá. ¿Cuál es su posición? ¿Se debe evaluar la permanencia de Chile?

No, precisamente, yo comparto plenamente sobre este tema lo que ha dicho el Presidente de la República. No vamos a discutir ese tema ahora. Yo tengo una posición en esto, pero no la voy a dar si estamos todos de acuerdo en no discutir ese tema ahora. Porque ciertamente sería muy inoportuno hacerlo, sobre todo porque no tiene nada que ver con el fallo y con el juicio. El Pacto de Bogotá puede ser evaluado ciertamente en otro momento y discutir lo que se quiera respecto de él, pero este es el momento más inoportuno para hacerlo.

¿Pero usted es partidario de mantenerse?

No estoy de acuerdo con poner el tema de la permanencia de Chile en el Pacto de Bogotá en discusión en este momento.

¿Qué le parece el diseño del gobierno para enfrentar este fallo? Finalmente, el canciller Ampuero optó por no asistir a La Haya.

La verdad es que el fallo lo van a leer los jueces y no creo que vayan siquiera a mirar a los presentes. No va a cambiar el fallo por el hecho de que el ministro esté o no esté ahí.

¿Pero qué señal cree usted que se quiso dar con esa decisión?

No me parece correcto interpretar al Presidente en esto.

 

Fuente: La Tercera