Medios

El exitoso presente de la otra subcontralora

Patricia Arriagada fue la subcontralora general de la República antes de la llegada de Jorge Bermúdez y acaba de ser nombrada para un alto puesto internacional en Naciones Unidas.

Hubo una subcontralora General de la República que sí renunció ante el contralor Jorge Bermúdez: Patricia Arriagada. Lo hizo en 2016, tras algunos meses de subrogancia del máximo cargo en esa entidad. A diferencia del camino seguido por la actual subcontralora, Dorothy Pérez, quien venció a Bermúdez en los tribunales, Arriagada salió de la institución en medio de homenajes y profundizó sus actividades académicas e internacionales.

El viernes 14 de diciembre consiguió un paso de alta importancia en esa nueva vida fuera del sector público local: Arriagada (69) se convirtió en la primera chilena (o chileno en general) en asumir la presidencia del Comité Asesor de Auditoría Independiente de Naciones Unidas (IAAC, por sus siglas en inglés). Asumirá en plenitud en ese puesto el 1 de enero.

La entidad asesora a la Asamblea General en numerosas materias de supervisión interna, cuenta la feliz exsubcontralora. Esos asuntos son relevantes, pues ese comité realiza observaciones "sobre el alcance, los resultados y la eficacia de las auditorías y otras funciones de supervisión, y sobre las medidas encaminadas a aumentar y facilitar la cooperación entre los órganos de supervisión de las Naciones Unidas".

En su labor como presidenta de la instancia, "además de dirigir el trabajo y las reuniones del comité, deberé asistir a audiencias para responder a preguntas sobre las actividades y las conclusiones del comité, que convoquen las distintas comisiones consultivas de las Naciones Unidas", comenta a PAUTA.


Intereses y preocupaciones múltiples

La exsubcontralora Arriagada es además miembro de la Junta de Gobernadores de la Academia Internacional Anticorrupción (IACA), entidad que busca reducir el desconocimiento en materia de corrupción y realizar propuestas de mejores prácticas al respecto. La institución está basada en Austria.

Entre sus otras ocupaciones, Arriagada ha colaborado en la confección códigos de ética como parte de sus labores como consultora internacional; es investigadora asociada del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad Católica y además atiende en su propio bufete jurídico a clientes del sector público y privado.

Claro que también ha debido atender algunas de las esquirlas provocadas por el millonario fraude en Carabineros y la conexión que ese caso tiene con la Contraloría, y que de hecho es uno de los motivos por los cuales Bermúdez había solicitado la infructuosa renuncia de Dorothy Pérez. En esa investigación penal, que lleva adelante el fiscal Eugenio Campos, Arriagada ha declarado en calidad de testigo para dilucidar qué gestiones se hicieron sobre las auditorías a Carabineros y por qué motivo un sumario fue anulado.

Fuente: Pauta.cl