Medios

Posición chilena en elecciones del BID

“Sería una reminiscenciaallamandmercurio de antiguo político contar los detalles”, dijo el canciller Andrés Allamand, cuando le tocó abordar la reciente elección enel Banco Interamericano del Desarrollo (BID), que por primera vez en 60 años de historia eligió a un presidente norteamericano, Mauricio Claver-Carone, ex asesor de Donald Trump, en materia de política exterior.

A mediados de agosto Allamand sorprendió a los miembros de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado anunciando la intención de Chile y de otros países de la región de aplazar los comicios, al evidenciar una polarización en el debate a raíz de las elecciones en Estados Unidos y un eventual quiebre en la tradición de la entidad liderada siempre por un latinoamericano. El esfuerzo también involucró a excancilleres y exmandatarios como Ricardo Lagos. 

“Nosotros fijamos una posición, la hicimos pública y actuamos en consecuencia. Creo que ese es un activo para los países porque es muy importante, es una inversión en confianza con Chile. En esta elección hubo países que no se pronunciaron y otros que mantuvieron una incógnita hasta el final, algunos cambiaron de opinión en el transcurso del proceso. Nosotros optamos por un camino distinto, indicó Allamand, quien recibió el apoyo de diplomáticos como Juan Somavía y de exministros presentes en la actividad como José Miguel Insulza (PS) y Soledad Alvear.

Apoyo regional

Y pese a no entregar detalles de las tratativas, Allamand se detuvo en el análisis de la composición de los miembros del BID, que al igual que Chile, se abstuvieron.

 

 

“En términos concretos, los países que están en desarrollo tienen el 50% del capital del Banco. Canadá y Estados Unidos, el 35% y luego viene la Unión Europea, Japón y China que se levantó de la votación”, dijo. Y agregó: “si uno mira ese elemento, es interesante que los cinco países regionales que estuvieron en la abstención representan el 23% del total accionario del Banco. Es decir, el 50% de los socios regionales en desarrollo, más o menos la mitad, estuvo en la abstención”.

Entre analistas y ex diplomáticos señalan que la explicación del canciller chileno da cuenta de que pese a que en cifras totales Claver-Carone se impuso con un alto porcentaje-66,8% de 48 naciones miembros de la institución-, a la hora de desagregar los apoyos entre los países de la región, su performance no tuvo tanto éxito, augurando eventuales dificultades en el manejo de la institución para el abogado cubano-estadounidense.

En efecto, distintas agencias internacionales dieron a conocer que entre las 17 abstenciones- incluida la chilena- están la de Argentina, Perú, México y trece países de la Unión Europea.

“Para nadie fue una sorpresa y nosotros fijamos nuestra posición a sabiendas de que era un resultado que podía fácilmente producirse”, sostuvo Allamand para cerrar el punto.

Casi al final de su exposición, Allamand destacó el clima de unidad que se dio a partir de la iniciativa chinela de aplazar las elecciones del BID, invitando además a seguir dialogando con el objetivo de fortalecer la imagen internacional de Chile en otras instancias como la política antártica, la relación con Bolivia y el proyecto de cable transoceánico de fibra óptica que uniría al país con Asia-Pacífico, entre otras.

Fuente: El Mercurio