Medios

Temores por un eventual "colapso" de la industria tecnológica mundial

Aumenta el nerviosismo empresarial en medio del conflicto que enfrenta por estos días a China con Taiwán, sobre todo por el impacto que podría tener para el mundo tecnológico. Lo anterior, debido a TSMC, la mayor fabricante de chips del mundo -con sede en Taiwán-, podría verse afectada en caso de que la pugna escale.

La firma, conocida como la joya del Estado asiático, maneja el 54% del mercado de semiconductores y desde sus instalaciones manufacturan muchos de los chips de alta gama que emplean marcas como Apple, Intel, AMD, Nvidia y Qualcomm, entre otras. En concreto, la compañía taiwanesa no diseña los procesadores, pero sí hace realidad los bocetos encargados por grandes marcas tecnológicas.

En ese sentido, Mark Liu, presidente de TSMC, hace pocos días señaló a CNN que una eventual invasión china provocaría la paralización de la producción de chips en las fábricas de la empresa. "La guerra no tiene ningún ganador. Todo el mundo pierde y los taiwaneses se han ganado su sistema democrático en Taiwán y quieren poder elegir su forma de vida", dijo Liu.

"Nadie puede controlar TSMC por la fuerza. Si coges una fuerza militar o tienes una invasión, harás que las fábricas de TSMC no puedan operar porque se trata de un proceso de fabricación tan sofisticado que depende de conexiones en tiempo real con el mundo exterior. Con Europa, con Japón, con los Estados Unidos, desde los materiales a los químicos, los componentes, el software de ingeniería, diagnosis. Es un esfuerzo de todo el mundo que esta fábrica sea operativa", añadió.

Los efectos de esta eventual paralización podrían repercutir en diversas industrias a nivel mundial, dada la importancia que tiene esta zona en general y TSMC en particular en el mercado de los semiconductores.

Según señaló a El Mercurio el director del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad Católica, Jorge Sahd, los efectos de una escalada de tensiones entre Estados Unidos y China serían devastadores para el mercado de semiconductores, industria que ya arrastra problemas de escasez desde 2020.

"TSMC está dentro de las mayores empresas en capitalización bursátil y representa casi el 55% del mercado mundial de semiconductores. Los chips fabricados por TSMC, por ejemplo, son utilizados por gran parte de los procesadores a nivel mundial, además de ser críticos para celulares, automóviles, equipamiento médico y 5G, entre otros", indicó Sahd.

Agrega que, en conjunto, Taiwán, China y Corea del Sur alcanzan casi el 90% del mercado global de semiconductores. "Un conflicto bélico produciría un colapso de una industria vital para el desarrollo mundial", recalca el académico.

TSMC lleva años expandiéndose alrededor de todo el mundo y ante la actual crisis por la falta de producción y de oferta de los chips, se posiciona ahora con una enorme influencia sobre la economía global. Con una capitalización de mercado de alrededor de US$550.000 millones, es considerada como la undécima empresa más valiosa del mundo.

En esa línea, Sahd además plantea que la industria de chips es estratégica en la rivalidad geopolítica entre Estados Unidos y China, potencia que han hecho importantes esfuerzos de inversión para reducir su dependencia frente a eventos externos.

"Un ejemplo es la Chip and Science Act para promover la industria de semiconductores americana, con inversiones sobre los US$50 mil millones. Sin embargo, estos esfuerzos y la relocalización de cadenas globales de suministro son proceso que pueden tomar años, y que no resolverían el problema de una eventual escalada", sostiene el profesor de la UC.

En esa línea, el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmará este martes una ley bipartidista de US$280.000 millones para estimular la fabricación de tecnología de punta en el país, parte de los esfuerzos de su Gobierno para fortalecer la competitividad sobre China.

La ceremonia en el Rosedal de la Casa Blanca el martes incluirá a legisladores, funcionarios sindicales, políticos locales y líderes de negocios, informó la presidencia. Biden tratará de destacar una medida que incentivará las inversiones en la industria estadounidense de los semiconductores para aliviar la dependencia del país en las cadenas de suministros del exterior en bienes cruciales de tecnología.

"Tenemos que invertir en Estados Unidos", dijo Biden el viernes. "Vamos a producirlo en Estados Unidos. Vamos a ganar la competencia económica del siglo XXI en Estados Unidos", añadió.

La Casa Blanca dijo que Micron va a anunciar un plan de US$40.000 millones para fortalecer la producción de chips de memoria y Qualcom y GlobalFoundries anunciarán una expansión de US$4.200 millones para una planta de microprocesadores en el estado de Nueva York.

Fuente: Emol