Medios

Mexicanos protestan contra los planes para reformar la agencia electoral

CIUDAD DE MÉXICO—Decenas de miles de mexicanos se manifestaron el domingo en todo el país contra una reforma del sistema electoral propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador que, según los opositores, podría socavar la democracia de México.

Los manifestantes salieron a las calles en más de dos docenas de ciudades, ondeando banderas y vistiendo gorras y camisetas con los colores rosados ​​de la agencia autónoma de México a cargo de organizar las elecciones. Gritaron consignas en defensa del Instituto Nacional Electoral, o INE, como se conoce al organismo.

La manifestación fue organizada por unas 50 agrupaciones cívicas, varias encabezadas por empresarios críticos con López Obrador y otras dedicadas al medio ambiente, el feminismo, la rendición de cuentas del gobierno y las organizaciones campesinas. Fue apoyado por la mayoría de los partidos de oposición y dos ex presidentes.

“Estoy aquí para defender mi derecho a elecciones libres y justas. Señor presidente, quite las manos del INE”, dijo María González, una abogada de 42 años, mientras caminaba por la avenida principal de la Ciudad de México, el arbolado Paseo de la Reforma.

Los opositores dicen que el proyecto de ley despojaría al INE de su autonomía antes de las elecciones generales de 2024, lo que favorecería al gobierno y al partido gobernante Morena.

“Claramente estamos asistiendo a una embestida directa contra la independencia del sistema electoral de México, contra el sistema democrático del país”, dijo en una entrevista Lorenzo Córdova, director del INE que a menudo ha sido objeto de críticas por parte de López Obrador.

López Obrador, un nacionalista populista que asumió el cargo en 2018 , dice que su propuesta tiene como objetivo establecer una verdadera democracia y reducir el costo de las elecciones, reduciendo la cantidad de dinero público transferido a los partidos políticos, al tiempo que reduce la cantidad de legisladores de la cámara baja y senadores.

Si se aprueba, el proyecto de ley reemplazaría al INE con un nuevo instituto electoral con miembros de la junta elegidos por voto popular de una lista de candidatos elegidos por el presidente, el Congreso y la Corte Suprema. Los jueces del tribunal electoral de México, que certifica las elecciones, también serían elegidos por voto popular. La agencia ya no estaría a cargo de elaborar las listas de votantes. La propuesta también pide la eliminación de las autoridades electorales estatales.

En la actualidad, un panel de expertos evalúa a los candidatos a consejeros electorales y propone una terna a la Cámara de Diputados del Congreso, que realiza los nombramientos por mayoría de dos tercios. Los jueces electorales son propuestos por la Corte Suprema y nombrados por el Senado.

“El proyecto de ley está diseñado intencionalmente para que López Obrador y su partido terminen capturando a las autoridades electorales”, dijo José Woldenberg, exjefe de la agencia electoral de México.

Se espera una votación en el Congreso antes de fin de año, pero Morena no tiene la mayoría de dos tercios en el Congreso necesaria para aprobar los cambios constitucionales necesarios para reemplazar al INE. Altos funcionarios del gobierno han presionado a los legisladores del opositor Partido Revolucionario Institucional, o PRI, cuyos votos son necesarios. Hasta ahora, el PRI se ha opuesto al proyecto de ley.

La administración de López Obrador ha recortado los presupuestos del INE y otros organismos autónomos. Criticó a los organizadores de la manifestación del domingo como personas “racistas, snobs y muy hipócritas” que se oponen a sus políticas a favor de los más desfavorecidos.

“Es gente sin autoridad moral, deshonesta, pero que tiene todo el derecho a manifestarse”, dijo en una reciente conferencia de prensa.

Los cambios potenciales son polémicos en un país que ha lidiado con fraude electoral y regímenes autoritarios durante gran parte de su historia, lo que ha llevado a grandes trastornos políticos como la Revolución Mexicana de 1910. Durante la mayor parte del siglo XX, el PRI gobernó sin oposición y los presidentes tuvieron una gran influencia sobre las elecciones, el Congreso, los tribunales y la mayoría de los medios.

“El INE no es perfecto, pero ha dado buenos resultados”, dijo José Antonio Crespo, politólogo de la universidad CIDE. “Ha otorgado más de 20 años de elecciones confiables, el período democrático más largo en la historia de México”.

Como líder de la oposición de izquierda en la década de 1990, López Obrador apoyó al instituto electoral de México. Pero en 2006, después de perder la elección presidencial por un estrecho margen, López Obrador afirmó que las elecciones fueron fraudulentas y que la agencia estaba controlada por una “oligarquía corrupta”.

Ahora que su partido Morena controla la presidencia y el Congreso, los órganos electorales podrían estar repletos de miembros del partido o leales, sesgando las elecciones a favor del partido gobernante, dicen expertos electorales.

“Los funcionarios electorales no deben ser representantes populares, sino técnicos con experiencia en temas electorales”, dijo Daniel Zovatto, director para América Latina del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral, un grupo intergubernamental. Dijo que ninguna democracia importante en el mundo elige a sus funcionarios electorales en votaciones populares.

En una reciente encuesta de opinión del periódico Reforma, el 53% de los mexicanos dijo creer que el INE funciona bien tal como está, mientras que el 80% dijo que es importante para la consolidación de la democracia. Las autoridades electorales actuales organizaron y certificaron las elecciones de 2018, en las que López Obrador ganó por goleada en su tercera candidatura a la presidencia. Morena también ha ganado 22 gubernaturas estatales desde 2018.

Fuente: Wall Street Journal