Medios

Coyuntura política en Latinoamérica

Una larga generación de políticos de la región ha sido acusada de estar involucrada en hechos de corrupción. Jefes de Estado o sus familiares en Brasil, Argentina, Ecuador, Chile, México y Venezuela han sido señalados y hasta investigados por sobornos y tráfico de influencias.

El más reciente es el caso del exmandatario de Perú, Pedro Pablo Kuczysnki, quien renunció a su cargo por sus presuntos vínculos con el mayor escándalo de la historia: el de la firma brasileña Odebrecht.

Así, la región enfrenta “en términos de gobernabilidad su mayor desafío que es la lucha contra la corrupción”, explica Jorge Sahd, director del centro de Estudios Internacionales de la Pontificia Universidad Católica de Chile. “Una lucha decidida, con mayores estándares de transparencia, con políticas públicas a favor de la integridad y con sanciones más elevadas contra los actos de corrupción, irán contribuyendo gradualmente a mejorar los niveles de confianza pública hacia los gobiernos e instituciones”, agrega.

Ello, va de la mano con la posibilidad de lograr una mayor integración regional más allá del gobernante de turno, y un mejor posicionamiento internacional en materia comercial.

Integración regional

- Chile y Perú tienen nuevos presidentes; México y Colombia celebrarán elecciones este 2018. ¿Cómo queda la Alianza del Pacífico en este contexto?

- La Alianza del Pacífico está en un punto de inflexión en términos de definir cuál es su prioridad en la agenda de integración en la región.

Con México, no sabemos cuál va a ser el énfasis que le va a dar el posible próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador, a la Alianza, quien además estará enfrascado en la renegociación con EEUU por el Nafta, con quien comparte más del 80% de su intercambio comercial. Eso sin duda distrae su atención en los esfuerzos que pueda poner en el grupo.

Colombia, por su parte, también tiene elecciones este año y, viendo que la implementación del proceso de paz ha tenido más dificultades de las que se anticipaban, nos lleva a pensar que tiene un desafío interno que también le quita energía en su relación con la Alianza. Y Perú, habrá que ver cómo resuelve la crisis.

Esto representa una oportunidad para que Chile pueda asumir un mayor liderazgo en términos de lograr captar la atención de estos países.

- ¿Qué significa la salida de PPK para la Alianza, justo cuando el país se preparaba para asumir la presidencia pro témpore en julio?

- La presidencia protémpore es, sin duda, un tema que tendrán que evaluar los países miembros. Si Perú logra resolver su crisis institucional, las presidencias podrían seguir su curso natural. Ahora, este es un gran tema que puede plantear Chile en la próxima reunión, especialmente sobre cómo darle continuidad y cómo establecer un marco más allá de los cambios de gobernantes y las situaciones particulares. Chile tiene la oportunidad de asumir un liderazgo en términos de establecer cuáles deberían ser los parámetros para la proyección de la Alianza del Pacífico hacia el futuro, de guiar la proyección del bloque más allá de quien asuma la presidencia este año.

- Hablando de integración, ¿cree que la salida de Kuczynski afecte a la Cumbre de las Américas?

- Creo que la cumbre debe realizarse de todas maneras y tiene que ser un momento de reflexión sobre cómo enfrentamos la corrupción y cómo damos mayor gobernabilidad a los países. Ese es el tema central de la cumbre, más allá de la crisis particular de Perú.

Contra el proteccionismo

La coyuntura regional también ha quedado marcada por la ambición proteccionista del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

De Latinoamérica, principalmente México ha quedado en la mira de las políticas de la Casa Blanca, pero el impacto de las medidas no escapan al resto de la región. “La guerra comercial lo que va a producir es encarecer esa cadena de producción y por lo tanto va a elevar los costos y precios finales” de insumos y bienes de todo el mundo.

- Pero, ¿podría ser ésta una oportunidad para la Alianza del Pacífico y otros bloques para captar nuevos mercados?

- Una eventual guerra comercial de las dos principales economías del mundo es una pésima noticia para el mundo, con efectos devastadores, principalmente en los consumidores.

Ahora, en ese contexto, claramente la Alianza del Pacífico debe buscar mayores canales de cooperación con la zona del Asia Pacífico, como de hecho está ocurriendo con Chile, cuyo intercambio comercial con la región alcanza cerca de 50%.

Precisamente para Chile la cumbre de la APEC (Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico) de 2019 es una vitrina frente al mundo; ésta cita puede ser un gran momento de reflexión y de promoción del libre comercio frente a las tensiones proteccionistas que se están dando a nivel mundial. Es la oportunidad para una mayor de integración con el Asia Pacífico y Chile debe apuntar en esa dirección.

Fuente: Diario Financiero