Medios

Alianza del Pacífico alista una cumbre desafiante

Alianza del Pacífico alista una cumbre desafiante ante cambios de gobiernos y tensión comercial


La cita marcará el debut multilateral de los futuros presidentes de Colombia y México. Las contingencias internas en cada país amenazan con restar fuerza al bloque.

A siete años de su fundación, la Alianza del Pacífico navega aguas torrentosas. El pacto que une a Chile con México, Colombia y Perú no sólo atraviesa las tensiones del comercio global, a medida que Estados Unidos impone aranceles a sus vecinos, a Europa y China; también atraviesa cambios políticos en todas las naciones que la componen.

Todo ello será parte de la conversación que comenzará mañana, en la ciudad mexicana de Puerto Vallarta. El anfitrión, el presidente saliente Enrique Peña Nieto, llegará junto a su sucesor, Andrés Manuel López Obrador, cuyos discursos de campaña hicieron temer que implementara una agenda proteccionista y nacionalista en el país.

Pero las incertidumbres también rondan a Colombia y Perú. En la primera, Iván Duque asumirá en agosto la presidencia de manos de Juan Manuel Santos, sin contar con una experiencia política amplia y con pocas propuestas en materia de política exterior. El segundo, en tanto, no logra dejar atrás la crisis política, justo cuando se prepara para asumir la presidencia pro témpore de la Alianza. El jefe de Estado, Martín Vizcarra -quien asumió su cargo en marzo, tras la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski- intenta contener una tormenta política que ha puesto en jaque al Poder Judicial y amenaza con mayor desprestigio institucional en su nación.

Ante el escenario complejo, el director ejecutivo del Observatorio Estratégico de la Alianza del Pacífico, José Luis Parra, señala que el grupo “deberá, primero, demostrar la convicción de que se sigue creyendo en el libre mercado como condición para superar la pobreza en la región. Tiene que mostrar la consolidación: cómo se para frente a la guerra comercial, una postura en conjunto, no de manera individual”.

Visión 2030


En Puerto Vallarta, Colombia entregará la presidencia pro tempore y delineará su propuesta de objetivos hasta 2030, algo que deberá ser ratificado por los otros miembros. También mostrará avances sobre la negociación con los Estados asociados. Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Singapur buscan ganar ese estatus.

En la cumbre, también estarán presentes autoridades del Mercosur, para enviar un mensaje de unión en el continente a favor de la apertura comercial. El presidente de Brasil, Michel Temer, se ausentaría de una cumbre del BRICS para estar presente. Ambos bloques discutirán su integración, aunque aún sin miras a un pacto formal. También se evaluarán acercamientos comerciales con la Unión Europea o China.

Pero la Alianza también enfrenta el desafío de institucionalizarse. Planteada con una estructura “ligera” desde sus inicios -sin una administración independiente ni una sede física-, ya hay voces que apuntan a la necesidad de, al menos, un secretario general, para dejar de depender de las prioridades de las presidencias pro tempore.

“A futuro, cuando ingresen los Estados asociados, más el trabajo necesario para hacer frente a la guerra comercial, hay que ver cuál será el esquema de trabajo”, comenta Parra. “Debiese haber una discusión sobre la institucionalidad para hacer frente a causas comunes”, apunta.

Los riesgos

Además de las tensiones comerciales en el mundo, el bloque intenta mantener su vigencia en medio de las incertidumbres que rondan a cada país. Por ejemplo, en México-la mayor economía de la Alianza-, se desconocen las prioridades de López Obrador, quien además deberá liderar la renegociación de su propio tratado con Canadá y EEUU, el Nafta.

En tanto, los gobiernos de Perú y Colombia enfrentan contingencias internas que podrían distraerlos de los esfuerzos multilaterales.

Para Parra, el comunicado final de la cumbre será determinante. “La pregunta es: ¿logrará dar un salto y consolidarse? Ya no basta con pensar hacia dentro de la Alianza. Hay un factor nuevo, que es la guerra comercial, y hace que tenga que plantearse de manera distinta ante el mundo”, sentencia.

El México de AMLO

Incertidumbre

El nuevo mandatario no tiene una agenda clara hacia la Alianza. Su antecesor, Enrique Peña Nieto, desistió de ejercer la presidencia pro tempore y la cedió a Perú.

Nuevos socios
Ante las tensiones comerciales con EEUU, el país podría ver en la Alianza una oportunidad de lograr más apoyo internacional e impulsar su comercio.

Perú en una larga crisis


En la interna

Tras asumir el poder luego de la destitución de Pedro Pablo Kuczynski, Martín Vizcarra intenta dejar atrás una larga crisis política que ahora golpea al Poder Judicial peruano.

El nuevo líder

El país ejercerá la presidencia pro tempore de la Alianza del Pacífico desde esta cumbre y durante un año.

Colombia renovada

Prioridades

El presidente electo, Iván Duque, deberá balancear su agenda multilateral con otras promesas a su base electoral, como una reforma tributaria y la revisión de los acuerdos de paz con las FARC.

Riesgos

El país está fuertemente endeudado y corre el riesgo de que se rebaje su calificación crediticia.

Fuente: Diario Financiero